Dado que no aceptamos que ningún partido político ni religión nos financien, pues queremos tener independencia, no contamos con dinero. Los viajes, las llamadas, el permanecer en Bs As para nosotros es muy costoso y dependemos de la buena voluntad de los amigos. Ellos nos sugirieron que abriéramos una cuenta en un banco para que los que quisieran depositaran en ella.
La cuenta de ahorro está en el Banco Nación de la ciudad de Buenos Aires y su número es 0009/6970173456. Está a nombre de Félix Diaz y el CBU es 0110697430069701734565. ¡Muchas gracias!

viernes, 5 de febrero de 2016

CRONICA DEL CONGRESO QOPIWINI, 29, 30 Y 31 DE ENERO, POZO DEL TIGRE, FORMOSA

QOPIWINI: UNA FORMA DE BUSCAR LA AUTONOMÍA

(Agencia Periodística Timbó) A las nueve de la noche del jueves 28 de enero, Cipriana Palomo, presidenta del Consejo de Mujeres de la Federación de Comunidades Indígenas del Pueblo Pilagá, se había sentado en el patio de su casa a descansar, tras una jornada agotadora. Los preparativos para el cuarto Congreso de la QOPIWINI (organización que agrupa a los pueblos Qom, Pilagá, Wichí y Nivaclé de la provincia de Formosa) la habían tenido en plena acción. La noche apagaba lentamente el calor en su comunidad Pilagá Barrio Qompi Juan Sosa, en la localidad de Pozo del Tigre, Formosa. Todo estaba preparado y aunque algunas dudas la invadían, era tiempo de esperar y ver.
Cuando las luces de las casas empezaban a iluminar los senderos y las risas de los niños, algunos autos llegaban. Eran los primeros en pisar la tierra que daría que hablar. Eran los primeros que se arrimaban para traer sus expectativas, sus pensamientos, los mandatos comunitarios que debían exponerse en la gran asamblea. La dirigenta atendía a los visitantes y recogía los comentarios iniciales, las voces que llegaban desde montes lejanos.
Antes de cerrar los ojos y dormir, esperando que la mañana nos levante a todos, Cipriana pensó en voz alta: “Esta va a ser una reunión grande, van a venir de tantos lugares, vamos a poder mostrar que tenemos fuerza, que estamos preparados, que no nos da miedo perder el silencio”.

PRESIÓN

En el Club Deportivo de la comunidad estaba todo preparado.  A las ocho de la mañana las mujeres apuraban el fuego en tres ollas que darían de comer a una cantidad incierta de dirigentes indígenas. Niños de la comunidad con las identificaciones correspondientes atendían a los recién llegados. Abrazos, reencuentros y nuevas esperanzas. Félix Díaz, Qarashe de la Comunidad Qom Potae Napocna Navogoh e Israel Alegre, vocero de la QOPIWNI, estaban llegando.
El retraso de un grupo importante de dirigentes Pilagá de la localidad de Las Lomitas era extraño. Los transportes que estaban previstos se negaron a realizar el traslado por órdenes del gobierno provincial. Los dirigentes que ya habían llegado a Pozo del Tigre entendían que era esta una de las tantas estrategias a las que se ven sometidos cada vez que Félix Díaz participa de un encuentro. En las radios locales sonaban críticas a Díaz y al encuentro que estaba a punto de comenzar.
Bartolo Fernández, presidente del Consejo de Representantes de la Federación de Comunidades Indígenas del Pueblo Pilagá, manifestó: “Hay algunos medios de comunicación en los que están hablando nuestros hermanos que están del lado de los gobiernos, largando su palabra en contra nuestra. Nosotros sabemos que son esclavos del gobierno. Nosotros somos libres, estamos en democracia, no pueden estar en contra nuestra porque solamente estamos defendiendo nuestros derechos como pueblos preexistentes. Hay algunos intendentes y punteros políticos que han hablado mal de nosotros. En cualquier momento podemos hacer un Congreso con la gente del gobierno provincial para ver qué opina, qué palabra tiene”.
En el mismo sentido, Cipriana Palomo, dijo: “Yo creo que la presión política del gobierno provincial ya no tiene fuerza en este momento. Lo digo con tristeza por los hermanos que siguen el juego de las personas que no quieren que progresemos, que prefieren que estemos divididos. Me da lástima por los hermanos que se han prestado a este juego. Es una pérdida de tiempo para ellos”.
Vinculado al desarrollo que está viviendo el proceso de organizativo de la QOPIWINI, Jorge Palomo dirigente Wichí y vocero de la organización, indicó:“Claramente este pueblo, esta organización, esta QOPIWINI está avanzando de a poco, son pasos muy lentos porque hay muchas dificultades pero estamos demostrando que sí se puede. Hoy empezamos a ver que se están sumando muchas comunidades de todos lados”.

PRIMERAS VOCES

Al mediodía el Club estaba repleto. Israel Alegre ofició de moderador. Se dio inició a los saludos pertinentes y comenzó un despliegue de palabras y bendiciones que fueron incrementando el poder de este grupo de hombres y mujeres. La mesa central era el estrado por donde pasaban las demandas y las propuestas de los dirigentes indígenas que se habían congregado para posicionar la urgente y necesaria política indígena.
Los testimonios fueron detallados. Cada uno se tomó el tiempo necesario para reconstruir en su relato las problemáticas que se viven a diario en las comunidades. Pero los temas eran comunes. La titularización de los territorios, el despojo del territorio ancestral, la falta de agua potable, las dificultades para el acceso al trabajo y la vivienda, la precariedad en el sistema de salud y en el sistema educativo, la persecución política, la discriminación, las presiones a la hora de efectuar reclamos, la falta de políticas vinculadas a la producción.
“Muchos hermanos plantearon como necesidad urgente el tema del agua y fundamentalmente el tema de la salud. Los hermanos han insistido en la Asamblea que el gobierno haga algo por las comunidades de la provincia de Formosa, que agilice el tema de la falta de agua porque hay muchas situaciones de abandono y eso no queremos, estamos cansados”, sostuvo Jorge Palomo.
Además, y este no es un detalle menor, todos agradecían la persistente e incansable lucha que viene llevando adelante Félix Díaz.
En ese sentido, Cipriana Palomo, ordenó las ideas, diciendo: “Este Congreso se organizó pensando en las comunidades indígenas y los temas fundamentales estuvieron vinculados con los derechos indígenas. Por eso este Congreso es un gran acontecimiento para las comunidades que han venido para poder participar. Hay una gran expectativa en que se cumplan los derechos y en la posibilidad de que nuestro hermano Félix Díaz sea el presidente del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI)”.

LAS PALABRAS DEL INAI

El segundo día comenzó con mucha información. Los secretarios de la Asamblea diseñaron una base de datos con los problemas comunitarios que se expusieron. Todos llevaban consigo una carpeta con expedientes, planos de sus comunidades, reclamos efectuados y futuros trámites para ser enviados a Nación. La QOPIWINI se estaba constituyendo a partir de la realidad que esos papeles manifestaban. Por la noche había llovido y ya no era tan fuerte el calor en el centro oeste formoseño.
Al mediodía llegaron dos representantes del INAI. El vicepresidente, Gustavo Peters y la Directora de Desarrollo de Comunidades Indígenas, Viviana Bursztyn. En una breve presentación, el joven vicepresidente indicó: “Estamos acá, incluso sin estar nombrados en el INAI, porque creíamos que teníamos que conocer y estar en contacto con la comunidad. Somos de la idea de no hablar de otras gestiones, lo que si nos preocupa es plasmar nuestra manera de trabajar. Partiendo más que nada del rol que hoy nos toca desempeñar”.
Por otra parte, Peters remarcó que: “Podemos tener muchísima buena voluntad, pero es imposible que esa buena voluntad sea plasmada en un trabajo que a ustedes les de beneficios, que a ustedes les reporte reconocimiento de estos derechos que les fueron negados, es imposible trabajar por ello sin una conducción que lo permita y que dé el apoyo político necesario. Esa conducción nos dio la instrucción de tenerlos como prioridad, así que nosotros encantados. Esa conducción es el Secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, y el presidente del INAI, Raúl Eduardo Ruidiaz”.
Asimismo, Viviana Bursztyn, dijo: “Vine para agradecerles la invitación a esta casa que es la de ustedes y poder estar cerca para conocer las situaciones por las que están atravesando. Espero que juntos, desde Buenos Aires, podamos generar una agenda de trabajo para mejorar las condiciones de vida que tienen. Tenemos que estar cerca, por medio del diálogo, para que los derechos vulnerados podamos trabajarlos e ir mejorándolos día a día”.

“NOSOTROS SOMOS UNO”

Ante la mirada atenta de los representantes del INAI, Jorge Palomo reafirmó lo que se venía diciendo desde el día anterior. “Quiero rescatar el compromiso que siempre queremos llevar adelante entre los dos. Digo los dos, porque aunque haya más de cien comunidades aquí, nosotros somos uno como pueblos originarios. Tenemos que tener claro que nosotros históricamente vamos a valorar el tema del territorio, por eso valoramos mucho su presencia. Este encuentro demuestra un hecho claro y clave, porque estamos viendo y estamos empezando a caminar de a poco. Con sólo ver la presencia de los pueblos siento que estamos empezando a caminar. Nosotros ya no sabemos hasta donde podemos llegar. Cuando caminamos con nuestros hijos, con la familia, siempre decimos vamos a ver hasta dónde podemos llegar, sabiendo que en este proceso va a haber dificultades grandes, pero la única manera de destrabar el conflicto es mediante el diálogo, no la imposición”.
 Además, agregó: “En el interior nuestro sabemos que el Estado tiene otro pensamiento en el tema de territorio. Sabemos bien lo que han hecho, esa historia la llevamos en la sangre porque somos originarios. Queremos caminar juntos”.
Bartolo Fernández agradeció la presencia de los funcionarios y sostuvo: “No es lo mismo que antes, tenemos que trabajar desde el territorio, conocer la problemática de nuestro pueblo. Hay gente nueva que parece que quieren trabajar, quieren llegar a los pueblos indígenas. Nosotros, humildemente, estamos presentes para mostrar lo que pasa. Nunca nos han visitado los funcionarios nacionales y provinciales. Treinta años de democracia y nunca vino un diputado para charlar con nosotros”.  
Consecuentemente, Félix Díaz remarcó: “Hemos debatido bastante las problemáticas que nos afectan. Es un día histórico, es la primera vez que las autoridades nacionales pueden venir solos, sin estar guiados por la provincia, dirigido por la provincia, y eso es un logro de la lucha indígena. Anteriormente ocurría lo contrario y no podíamos hablar libremente, exponer nuestras realidades. Yo creo que era un obstáculo que se presentaba en esos momentos”.
“Mediante la lucha hemos logrado este diálogo. Es importante que estos funcionarios que representan al gobierno nacional escuchen nuestra voz y la lleven al gobierno nacional y que también lleve nuestra propuesta de que el INAI tiene que estar administrado por los Pueblos Indígenas, compromiso que asumió el presidente Mauricio Macri”, siguió diciendo.
Por último, elevando la palabra de la Asamblea, Díaz remarcó: “La mayoría de los Pueblos Indígenas presentes han tomado la decisión de exigir al gobierno nacional dar la libertad de administrar sus instituciones, de administrar sus propios recursos naturales, administrar los recursos del Estado que vienen destinados a los Pueblos Indígenas para que los pueblos sean parte de esta construcción colectiva, ciudadana. Si nosotros no administramos el INAI, la situación indígena no va a cambiar porque el destino de los Pueblos Indígenas tiene que ser dirigido por los Pueblos Indígenas y que no haya intermediarios”.

“ACTORES DIRECTOS DE NUESTRA POLÍTICA”

La convocatoria sobrepasó lo imaginable. Más de quinientos representantes se dieron cita para aunar criterios, generar propuestas y ensanchar el camino de diálogo que comenzó el año pasado en el ya histórico Acampe de Avenida de Mayo y 9 de Julio. Más de quinientos dirigentes, representando a 109 comunidades de las provincias de Salta, Jujuy, Chaco, Misiones, Santa Fe y Formosa.
En el Acta de la Asamblea se destacan los temas urgentes a tratar en la Mesa de Diálogo con el Estado Nacional. Se propone a Félix Díaz para la presidencia del INAI, la promoción de medidas y acciones para obtener la Reparación Histórica del Estado, la promoción e impulso del tratamiento de la problemática territorial indígena y el otorgamiento de los Títulos de Propiedad Comunitaria, la promoción e impulso de la participación e integración de todos los Pueblos Indígenas del País, la agilización de los trámites en el Registro Nacional de Comunidades Indígenas (RENACI) con respecto a las Personerías Jurídicas, la Promoción e impulso de Reformas Legislativas Nacionales y Provinciales en materia de Derecho Indígena, el inmediato reconocimiento estatal del Pueblo Nivaclé, la promoción e impulso de acciones para la creación de un Ministerio Indígena Nacional, la creación de fuentes de trabajo para las comunidades y sus miembros, la creación de Secretarías de Pueblos Originarios en los Municipios que contengan las demandas locales de las Comunidades Indígenas.   
Con relación a la educación la necesidad de relevar y generar políticas educativas que solucionen los problemas existentes en las comunidades, exigir el aumento del cupo de maestros indígenas y la apertura de cargos en las escuelas, promover e impulsar medidas y acciones tendientes a capacitar a los docentes indígenas, solicitar el acceso de las becas para los jóvenes en los niveles Primario, Secundario y Universitario, diseñar programas para la producción de material Bilingüe- Intercultural y exigir su implementación, exigir la incorporación, en las escuelas primarias y secundarias, del idioma de la comunidad que corresponda.
En el tema de agua potable, diseñar programas para el autoabastecimiento para el agua dulce y exigir su implementación, promover la capacitación a técnicos (en perforación, molinos, bombas manuales) comunitarios, promover la creación de una red de agua con mano de obra Indígena en los barrios y en Comunidades.
En la salud, bregar porque se garanticen y reconozcan a las parteras tradicionales, promover e impulsar medidas y acciones para la capacitación permanente de enfermeras y enfermeros indígenas y no indígenas. Sobre estos últimos, exigir que se los capacite oficialmente en el trato con los indígenas que tengan necesidad de acceder al sistema de salud pública, exigir el equipamiento para las salas de primeros auxilios, promover e impulsar planes y programas para recuperar la medicina tradicional.
En el ámbito jurídico, promover e impulsar la capacitación en temas legales en las Comunidades y Organizaciones. En los temas referentes a la cultura, diseñar y promover medidas de implementación de mecanismos de compra y venta de la producción artística indígena, diseñar y promover la implementación de programas para trabajar la reivindicación cultural, danza, música, artesanías, y material didáctico para las escuelas, bregar por la constitución de una red de distribución de las artesanías, promover el respeto a la subsistencia de los Pueblos cazadores y pescadores y exigir medidas oficiales al respecto, exigir que el Estado contemple la suprema necesidad de un lugar sagrado para las ceremonias culturales en las comunidades.
“Como organizadora de este evento y como miembro de esta comunidad pienso que la convocatoria fue impresionante, no esperamos a tanta gente, más de quinientas personas. Qué felicidad que los indígenas podamos reunirnos, pensar y concretar ese pensamiento en un papel para que luego sea una propuesta de trabajo, realizable”, remarcó Cipriana Palomo.
Jorge Palomo estaba ordenando su mochila, acomodando papeles, preparando el regreso a Laguna Yema. Antes de seguir su ruta, habló sobre sus impresiones y dijo: “Ojalá que este gobierno, que se ha comprometido, cumpla con su compromiso porque eso es lo que queremos. Para poder expresar nuestras propias inquietudes. Porque ya no queremos que los demás hablen por nosotros. Queremos ser nosotros mismos los que expresemos nuestras propias palabras, nuestras propias inquietudes. Si este gobierno no logra generar la participación se va a volver a repetir la misma historia. La exigencia de esta Asamblea, las conclusiones pasaron por ese tema. Y seguramente esto sucede a nivel nacional porque hay muchos hermanos que se están adhiriendo a esta forma de buscar la autonomía. Porque nosotros queremos ser actores directos de nuestras propias decisiones. Queremos entablar esta Mesa de Diálogo con el gobierno sin imposiciones de ningún tipo”.
Cerca de la cancha de fútbol, Félix Díaz estaba parado al sol viendo a unos niños jugar. Había llovido nuevamente. Calor y agua. Esa postal se imprimía en el rostro del hombre que camina y construye. Estaba conforme, se había logrado el necesario encuentro. “Hemos intercambiado ideas, posturas y sobre todo lo que yo he notado fue el interés y la ansiedad de muchos dirigentes de que podamos ocupar la presidencia del INAI. Fue uno de los factores determinantes de la movilización de muchísimos líderes, con el interés de que el INAI esté en manos de los Pueblos Indígenas”.
Sobre el testimonio que dio Solano Caballero, anciano sobreviviente de la Masacre de la Bomba, perpetrada en el año 1947 por la Gendarmería Nacional, Díaz dijo: “Ha sido muy positivo para nosotros escucharnos, intercambiar informaciones. Ha sido muy enriquecedor porque hemos escuchado el testimonio de Solano Caballero, que nos trasmitió su enorme poder, sabiduría. Él decía que estaba en una etapa final de su existencia pero su espíritu se siente muy motivado, con ánimo de seguir apoyando la lucha. Fue muy fuerte la expresión que él me trasmitió de que tenía mucha fe en mí y eso es una carga enorme. Es un anciano que tiene sed de justicia, quiere reparar los daños que ha sufrido su pueblo en el año 1947”.
Y finalizó destacando: “Yo creo que el Pueblo Indígena está madurando en esta búsqueda de la autonomía porque el pueblo argentino tiene una expectativa de este movimiento social indígena que está siendo mirado por diferentes actores como políticos, organizaciones sociales, ONG´s, que tienen mucho interés en ver el tema de la autonomía de las organizaciones indígenas. Y eso para nosotros es muy importante, de que podamos ser actores directo de nuestra política. Y que sean nuestros jóvenes y niños los que puedan mejorar nuestro camino”.
La anfitriona, la que se ocupó de que todos estuvieran cómodos, de que todos tuvieran algo para comer y un lugar para descansar, seguía trabajando. Ya muchos había tomado la ruta de regreso y Cipriana Palomo, teléfono en mano, seguía haciendo. Para conjugar en palabras lo que había sucedido en estos tres días, ella cerró diciendo: “Acá, lo que se vio, es que nadie le hizo caso a los punteros para que publiquen en diario cosas en contra nuestra. Porque el diario es un papel, no afecta a nadie. Lo importante es lo que se vio en estos tres días, lo que sentimos todos los representantes indígenas reunidos. No valen ya las mentiras del diario, ya nadie le da importancia, ya no tiene aval de las comunidades. Este año esperamos mucho progreso de participación. Poder participar en las políticas de Estado. Los indígenas ya tenemos que caminar en nuestra autodeterminación. Esa es nuestra fuerza, en este cuarto congreso de QOPIWNI. Todo el mundo quedo feliz, a pesar de las dificultades, todos estamos muy contentos, estamos esperando el fruto de tanto trabajo y reflexión”.


lunes, 28 de diciembre de 2015

QOPIWINI – CRÓNICA DE UN DÍA HISTÓRICO

LAS PALABRAS

(Agencia Periodística Timbó) Son las nueve de la mañana del 17 de diciembre y en Capital Federal está lloviendo. Retiro es un caos. Las pocas cuadras que lo separan de Plaza de Mayo se hacen lentas, el tránsito está pesado. Se sabe que están llegando desde diferentes puntos del país. Hay dirigentes que estuvieron reunidos, desde hace días, para seguir dándole vueltas al documento que se está por presentar. También se informa que hay colectivos demorados, que hay hombres y mujeres viajando desde ayer.
Las radios porteñas comienzan a decir que hoy a las diez de la mañana el presidente de la Nación, Mauricio Macri, se reunirá con Félix Díaz y un gran número de representantes indígenas de más de treinta pueblos. La expectativa es grande. No paran de sonar los teléfonos. Dónde están, cuándo llegan, dónde se agrupan.
En la calle el mundo sigue girando, pero por momentos algunos desprevenidos se detienen y observan. Está por pasar algo. Es que hay gente amuchada al reparo de un techo y son muchos y llevan banderas y colores y abrazos. Se percibe tensión, duda, pero también cierta esperanza. Un policía intenta ordenar el tumulto de ansiedad y dice que en pocos minutos comenzará el ingreso al Museo del Bicentenario de la Casa Rosada, que el Presidente de la Nación está esperando.

***

Félix Díaz llega cuando ya parece que todos están listos. Llega y es un abrazo fundido. Muchos se apuran para hacerle llegar su reconocimiento, para agradecer, para fortalecer la entereza de ese hombre que buscó, incansablemente, llevar las demandas de su comunidad al escritorio del Poder Ejecutivo Nacional.
Y parece que hoy es el día. Que hoy, luego de más de cinco años y dos acampes en el centro de la ciudad; luego de cinco años y un recorrido vertiginoso por los medios de comunicación; luego de cinco años y cortes de rutas, reuniones, asambleas, muertes, acuerdos y desacuerdos; luego de cinco años y silencios y ruidos; luego de cinco años y dolores y fortalezas, el Presidente del país, abre las puertas para recibir el reclamo indígena.
Entonces, toda esa tensión se condensa en las manos que se unen. Y es verdad que en el aire se respira ilusión. Porque allí hay dirigentes Indígenas que conocen su tiempo y su territorio, que llevan la palabra de sus comunidades, que vienen cargando el consejo de sus ancianos.    

***

Una hilera de sillas ubica a los protagonistas de la mañana. Allí está Félix Díaz; Relmu Ñamku, de la comunidad Mapuche Winkul Newen; el Jefe de Gabinete, Marcos Peña; el Ministro de Justicia, Germán Garavano; el Secretario General de la Presidencia, Fernando De Andreis; el Secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj y el Presidente de la Nación, Mauricio Macri.
Más de un centenar de personas se ubican en sillas y otro tanto observa de pie lo que se está por decir. Las cámaras apuntan desordenadamente. Las palabras iniciales convocan a Félix Díaz. Y el hombre, inmutable, sabiendo lo que tiene que decir, dice: “Este es el momento de dignificar la vida de los pueblos indígenas, de poder demostrar nuestra capacidad, de mostrar que somos seres humanos. Lo que queremos es desarrollar esa capacidad. También queremos que los territorios de todos los pueblos indígenas estén jurídicamente garantizados y también es fundamental la participación de los líderes territoriales para que sean los actores directos de esta relación con el Estado Nacional y con los Estados provinciales”.
La serenidad con la que Félix Díaz habla no sorprende. Podrían pensar algunos que allí, en ese corazón, están latiendo los pensamientos de tantos y sin embargo todo lo dice tranquilo, como si estuviera tejiendo puentes de acuerdos. Sigue diciendo: “Creemos que también puede sumar esta búsqueda de un diálogo más humano, que no sea un diálogo con condiciones. Porque nosotros tenemos necesidad de llevar adelante esta política para que Argentina se convierta en un país para todos, que no sea sólo un sector. Porque nosotros sabemos cómo sufren nuestros mayores en los territorios, las mujeres en la falta de asistencia médica, los jóvenes que no tienen acceso a una educación profesionalizada, no tienen trabajo, nuestros niños no tienen la educación que corresponde. Que nuestros enfermeros, enfermeras y parteros indígenas, que nuestros chamanes no pueden ejercer su labor por las condiciones legales que muchas veces impiden. Nuestros cazadores que ya no pueden desarrollar su actividad por los territorios privados que están en manos de pocas personas. Todas estas cuestiones, que tiene que ver con la vida de los pueblos indígenas, necesitamos destrabar para que podamos tener esa libertad que tanto anhelamos”.
Hubo aplausos y satisfacción. El dirigente había llevado la palabra de los pueblos y la había expuesto, había dicho lo que tantas veces dijo, pero esta vez frente al Presidente de la Nación.
Mauricio Macri, sentado a un costado de Díaz, tomó el micrófono y ordenó las palabras para responder. Y el silencio se hizo aún más presente, porque eran las palabras del Presidente, y muchos se preguntaban qué diría. Macri, finalmente, dijo: “Gracias a todos por estar acá, acompañándonos, de las distintas comunidades Indígenas, de los Pueblos Originarios de nuestro país. A mí me alegra mucho que después de ese primer encuentro, en el acampe de la 9 de julio, con Félix, en el que nos comprometimos a reunirnos y empezar una nueva etapa, que la estemos comenzando. Siento que es muy importante que nos demos la oportunidad de escucharnos, de mirarnos a la cara, de respetarnos, de decirnos la verdad y de asumir también que no vamos a hacer todo de una día para otro. Que la Argentina de hoy está llena de demandas. Hay realmente muchos compatriotas en la pobreza, estamos hablando de casi catorce millones de argentinos. Por eso, el gran objetivo que nos hemos trazado es una Argentina con pobreza cero. Pero para lograrlo, no sólo hay que apuntar al desarrollo de la infraestructura, de la educación, de cada economía regional, y Félix tendrá mucho para decir y aportar, sino que además tenemos que hacerlo unidos. No hay un camino en conflicto. Entonces, estamos acá porque hay mucho para ganar. Realmente empezamos a escucharnos, empezamos a entender cuáles son las distintas necesidades. Vamos a empezar a construir un camino distinto, y esa nenita que está hoy acá va a tener más oportunidades de las que tuvimos todos nosotros. Ese es el sueño que yo tengo como Presidente. Es ayudar a que cada vez más argentinos tengan mejores oportunidades y que esa nena tenga una escuela pública de mejor calidad cerca de done vive. De que su mamá esté orgullosa de que emprenda una actividad en una Argentina donde ella es importante, donde su aporte sea importante. Que el aporte de cada uno de nosotros sea reconocido, sea importante para que otro argentino, otro Pueblo Originario pueda crecer y desarrollarse”.

***

En la conferencia de prensa, que se realizó minutos más tarde, se especificaron algunos puntos que están expresados en el documento entregado por la QOPIWINI (organización que agrupa a los Pueblos Qom, Pilagá, Wichí y Nivaclé de la provincia de Formosa). El Ministro de Justicia, Germán Garavano, indicó: “Para nosotros el tema de Pueblos Originarios es un tema prioritario. Nosotros consideramos que es el desafío de los Derechos Humanos en los próximos años. No es un tema asistencial. El área que tiene que ver con los Pueblos Originarios estaba en el Ministerio de Desarrollo Social, nosotros entendemos que es un tema de Derechos Humanos porque hay un montón de cuestiones que vulneran los derechos de estos argentinos que sufren realmente condiciones inadecuadas para poder desarrollarse. Es la gran deuda pendiente de los Derechos Humanos en Argentina. Y la idea es trabajar sobre una serie de puntos que ellos nos han dado y a partir de eso construir una política de Estado con todos los pueblos originarios”.
Por otra parte, el Secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, adelantó que: “Tenemos una agenda muy amplia que involucra, obviamente, el tema de tierras. Simultáneamente tenemos enormes problemas de acceso a la justicia, problemas de salud, problemas de educación, problemas de medio ambiente, de acceso al agua potable, de alimentación, de trabajo. Y esa agenda, también tiene que ver con la agenda 2030 que marca Naciones Unidas y que tiene una fuerte mirada hacía los Pueblos Originarios”.
Y para finalizar, Félix Díaz destacó: “Ya es el momento de vivir dignamente. Estoy orgulloso de poder estar aquí y poder compartir con ustedes este sueño. Que los Pueblos Indígenas tengamos la posibilidad de tener una vida digna, que no tengamos problemas de desalojos, que los territorios estén con la titularidad de la tierra a nombre de los Pueblos Indígenas, que los jóvenes tengan educación, que las mujeres tengan acceso a la salud, que nuestros niños tengan la educación que corresponde. Es increíble lo que está pasando acá, nunca me lo imaginé. Queremos diálogo, con respuesta, que se resuelvan los problemas y que podamos vivir en una Argentina en paz”.

***
    
Cuando todos salieron y se dirigieron a una reunión en la Secretaría de Derechos Humanos ya no llovía. La humedad comenzaba a invadir todos los rincones. Apretaba el calor. Habían pasado las palabras y los primeros acuerdos. Las radios, los medios gráficos y la televisión estaban haciendo las noticias.
En una sala repleta de dirigentes indígenas se planteaban los primeros temas de fondo y la reestructuración del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) era uno de los puntos clave. Todos buscaban dar su opinión. Los funcionarios indicaron que esa reestructuración era un hecho y que esperaban las recomendaciones de la QOPIWINI para avanzar en el proceso. La Secretaría de Derechos Humanos y los nuevos funcionarios del INAI tienen órdenes expresas de ejecutar las propuestas de la QOPIWINI, se concluyó diciendo.
Luego la desconcentración y la vuelta a la ronda, a la asamblea para reflexionar, para seguir trazando los pasos.

***

A las 14 hs. el sol estaba bien arriba. Todos habían vuelto al lugar donde se estaban concentrando. Capital Federal agota y fue necesario un descanso. Y la asamblea comenzó a decir. Todos llevaron allí las expectativas y las propuestas para lo que se viene, para lo que falta, para lo que es necesario seguir amoldando. Eran allí hombres y mujeres con propuestas que tendían a profundizar la unión y a encauzarla.
Sobre lo ocurrido, Bartolo Fernández, presidente del Consejo de Representantes de la Federación de Comunidades Indígenas del Pueblo Pilagá, dijo: “Hoy hemos entregado al Presidente un documento que venimos trabajando desde hace dos años. Entendemos que se tiene que terminar la discriminación, la represión. Cuando un Pueblo Originario reclama por sus territorios, lo primero que aparece es la policía, la gendarmería. Ojalá que cumpla lo que está diciendo”.
Domingo Justo Katachi llegó en representación de la Comunidad de Misión Tacaaglé, en la provincia de Formosa. Y se lo veía conforme. Él expresó un profundo agradecimiento a Félix Díaz, destacando: “Yo creo que ninguna de las comunidades está afuera. Gracias al hermano Félix, a través de ese acampe que realizó con su familia, pudimos tener ese diálogo con el Presidente. Yo creo que es difícil decir cómo va a suceder todo. Tenemos que trabajar ahora, lo único que nos queda es trabajar, es gestionar”.
Y además, alentó a su pueblo diciendo: “Que las comunidades se animen, que no se dejen manosear por los políticos. Nosotros siempre hemos sido perseguidos por los políticos, dejemos de lado a los políticos que siempre estuvieron en contra de nuestros derechos”.
En el mismo sentido, Oscar Moreno, Mapuche e integrante del canal de televisión Wall Kintun TV, expresó: “Nosotros estamos participando en diferentes instancias. Estamos en este momento convocados por Félix Díaz y por la QOPIWINI. Entendemos que es una instancia indígena. Tenemos que participar tratando de ver cómo aportamos. Es un gesto que el gobierno anterior no tuvo y esperamos que esto siga siendo la expresión de la necesidad de los Pueblos Originarios y que no se transforme en un aparato, en punteros. Ojalá que los Pueblos Originarios podamos emerger desde nuestra cultura, desde nuestro ser y que esta Argentina sea más diversa y nuestros pueblos sean más ricos en cultura y calidad de vida”.
Israel Alegre, miembro de la comunidad Nam Qom de la capital formoseña, estuvo todo ese día en pleno movimiento. Parece siempre un anfitrión. Haciendo para que sus hermanos se sientan cómodos, para que las palabras fluyan y las ideas se agrupen. En un momento, se acercó para manifestar: “Para nosotros este es un momento histórico. Que nos reciba un Presidente a una semana de sus asunción. Es el compromiso del Presidente que se cumplió. También se habilita una mesa de diálogo para tratar los derechos que no se cumplen”.
Sobre las dificultades existentes en torno al INAI, Alegre sentenció: “Si realmente se crea una ley, una institución que representa a los Pueblos Indígenas, debe ser una institución autárquica, que sea para los Pueblos Indígenas y que sean los propios Indígenas los que manejen su propia casa. Y no que nosotros seamos espectadores mientras que la gente que está en el INAI, para hacerla corta, viva a costillas de los Pueblos Indígenas. Se pasa un presupuesto millonario mientras que las comunidades se están muriendo por falta de atención médica, por desnutrición”.
Cipriana Palomo había llegado esa mañana a Capital Federal. Había tenido que viajar, junto a algunos compañeros suyos, veintidós horas en colectivo desde Pozo del Tigre, provincia de Formosa. Como Presidenta del Consejo de Mujeres de la Federación de Comunidades Indígenas del Pueblo Pilagá, opinó: “Nosotros apoyamos el documento que fue presentado hoy al Presidente de la Nación y supuestamente hay una acuerdo en todo lo que se planteó. Entonces es el momento de trabajar, de poner las cosas en marcha. Pensar ahora cómo va a ser la participación Indígena dentro del Estado Nacional para no caer en lo mismo que fue el gobierno anterior. Desde nosotros tenemos que ver cómo será esa participación. Se ha abierto una puerta para la QOPIWINI. Yo me voy contenta porque fue positiva la reunión”.
Los jóvenes también tuvieron un espacio destacado de participación. Wilson Lorenzo, enfermero Qom de Pampa del Indio, provincia del Chaco, reconoció que el objetivo es trabajar una agenda nacional con el Presidente de la Nación. Y destacó: “La QOPIWINI es un ejemplo. Ellos han consensuado este proceso de lucha. Los compañeros del Chaco queremos también aportar, tratar de darles nuestra mano a los representantes de la QOPIWINI. Hago un llamado a los hermanos del Chaco para generar un consenso sabiendo que el camino es la lucha. La QOPIWINI nos demostró que es posible llegar a un consenso, a un acuerdo”.
Pablo Asijak, perteneciente a la comunidad Qom Potae Napocna Navogoh, también estuvo recorriendo permanentemente la asamblea. Se acercaba a cada uno de sus hermanos y agradecía la presencia, saludaba el encuentro. En un momento, compartió su reflexión y dijo:“Veníamos buscando la forma de salir del conflicto. Nunca fuimos atendidos. Gracias a la lucha y a la firmeza en estos diez meses en la avenida 9 de Julio. Nosotros queremos que el pueblo se despierte y queremos compartirlo con todos los demás. Todos tenemos problemas en el territorio. El despojo en todos los lugares existe. Pero lastimosamente tenemos miedo. Si queremos destrabar los obstáculos tenemos que unirnos. Una manera es seguir caminando y llegar el acuerdo entre el Estado y los pueblos. Pudimos salir y gritar para encontrar la solución. Esta es una manera para poder plantear nuestros temas y que salga el miedo. Esperemos que no haya más conflictos, no queremos eso”.
Vinculado a la situación que se vive diariamente en las comunidades, Asijak finalizó: “Todos tenemos que despertarnos, tenemos que respetarnos entre las comunidades, tenemos que terminar con los conflictos internos, que nadie maneje las comunidades. La fuerza está en las comunidades”

***

La asamblea terminó. Por momentos los acuerdos llegaban rápido, sin muchas objeciones. En otros momentos, cuando había divergencias, se respetaban las opiniones, se ampliaban las miradas. Pero había algo nuevo en el aire, algo distinto. Lo que estaba claro era que las reuniones seguirían, que era necesario seguir encontrándose, que este proceso los estaría llevando a nuevos encuentros. Que en esa ronda de expectativas se estaban asentando nuevas bases, más fortalecidas. Y que había voces que llegaban desde las montañas y los ríos, desde los montes y las llanuras para recalcar la viva existencia de los Pueblos Indígenas en el país.
Ya caía el sol y las siluetas de los edificios trazaban su horizonte de cemento. Seguía haciendo calor y Félix Díaz todavía no parecía cansado. Había sido, sin dudas, un día largo. En un momento se arrimó, con una sonrisa de satisfacción, y dijo: “Lo más importante que me tocó vivir hoy es la presencia de líderes Indígenas, especialmente los de mi comunidad. Llegaron tres ancianos que vinieron a traerme energía y eso es lo que me motiva a seguir buscado la unidad de los Pueblos Indígenas”.
Sobre la reunión que mantuvo con el Presidente de la Nación, dejó en claro que: “El Estado Nacional tiene la obligación de recibir a los Pueblos Indígenas como corresponde. Y a la vez, tiene que entender que nosotros somos un pueblo preexistente. Como dirigentes tenemos la responsabilidad de transmitir nuestra política. Cómo queremos hacer, de qué manera queremos caminar, cómo estamos organizados. Porque acá, nosotros, ya estamos organizados. Tenemos nuestras propias autoridades, nuestra propia política. El Estado tiene que aceptar la organización de los Pueblos Indígenas”.
Esas eran las palabras inquebrantables, las palabras que no negocian ni se rinden. Palabras que se sostuvieron en el tiempo y que vienen recorriendo tiempos ancestrales. Son sin duda los años de luchas, las muertes dolorosamente injustas, los meses acampando en una ciudad dura, los insultos en las calles, los silencios mediáticos, las críticas punzantes, la minimización del justo y necesario reclamo indígena.
Pero también son las palabras que se enlazaron al calor de las asambleas y los ancianos, las palabras que recorrieron el mundo a partir de los estratégicos acuerdos con dirigentes indígenas y organizaciones sociales, las palabras que se hacen eternas cada vez que nace un nuevo niño indígena en esta parte del mundo.
Y para finalizar, dijo: “Nosotros tenemos que poner las reglas en el INAI y si el Presidente del INAI no cumple, los Pueblos Indígenas tienen la facultad de sacar, de cambiar o renovar el mandato. Yo creo que hay una expectativa enorme. Estar al lado del Presidente de la Nación fue histórico, pero hemos logrado eso gracias a la lucha de los Pueblos Indígenas. No fue una alianza de un partido político o un funcionario que influyó entre las relaciones del Estado y los Pueblos Indígenas. No es fácil participar pero es necesario. Las comunidades tienen que salir a luchar. Los dirigentes tenemos que estar al servicio de la comunidad, no al servicio de uno mismo”

lunes, 7 de diciembre de 2015

“La lucha no se entrega a nadie. Levantamos el acampe voluntariamente, pero si no se resuelven las demandas y si no cumplen, volveremos a acampar. No es desafío a nadie, queremos colaborar en la política indígena pero que se cumpla la palabra”





Sábado, 05 Diciembre 2015 12:42

Acampe Qopiwini: Si no cumplen, volveremos a acampar

Escrito por  Dario Aranda
    Acampe Qopiwini: Si no cumplen, volveremos a acampar
    Los pueblos indígenas de Formosa levantan el acampe en Buenos Aires. El próximo secretario de Derechos Humanos se comprometió a un plan de trabajo y que serán recibidos en Casa de Gobierno. Entre la confianza y el escepticismo.
    Luego de diez meses de acampe indígena en Buenos Aires, y ninguna solución del gobierno nacional, el acampe de la organización Qopiwini (Qom, Pilagá, Wichí y Nivaclé) vuelve a Formosa. Así lo anunciaron ayer los voceros de los pueblos originarios, en una conferencia de prensa de la que participó el futuro secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj. Félix Díaz, autoridad qom de la comunidad Potae Napocna Navogoh (La Primavera) explicó que ellos aún creen en la palabra de las personas, pero también afirmó que podrían volver a acampar. Amanda Asijak (esposa de Díaz) y Nora Cortiñas explicitaron su desconfianza y que querían mantener el acampe. Avruj ratificó que Mauricio Macri los recibirá antes del fin de año, que trabajará en soluciones concretas (territoriales, salud, educación, identidad) y anunció el pase del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI).
    Avenida de Mayo y 9 de Julio. Plazoleta del Quijote. El pasacalles blanco resume: “523 años resistiendo. Despojos territoriales, masacres y persecuciones”. En febrero pasado se reinstaló el acampe de la comunidad qom La Primavera, en reclamo territorio, salud, educación, obras inconsultas por parte de la Provincia y por justicia por Roberto López (asesinado en la represión de noviembre de 2010). A los pocos días se sumaron más de treinta comunidades (de la flamante organización Qopiwini, de Formosa).
    Pidieron ser recibidos por la Presidenta. Protagonizaron dos marchas históricas (a los tres poderes del Estado -Corte Suprema, Congreso y Casa Rosada- y otra desde Retiro al acampe). La Presidenta nunca los recibió. Sí tuvieron media decena de reuniones con Martín Fresneda, secretario de Derechos Humanos, que fueron del diálogo a las promesas incumplidas, y luego al maltrato
    A inicios de noviembre, en plena campaña electoral, Mauricio Macri visitó por primera vez el acampe. Firmó un acta compromiso de recibirlos  si era electo Presidente. Félix Díaz aclaró que no apoyaban ninguna candidatura, que se reunían con todos los sectores y que también sería bien recibido Daniel Scioli. El candidato del Frente Para la Victoria nunca asistió.

    Diez meses

    A las 18 en punto comenzó la conferencia de prensa. Una mesa, la Whipala (bandera multicolor de los pueblos indígenas), un centenar de militantes y una decena de periodistas.
    Félix Díaz recordó la dificultades que vivieron desde febrero (sobre todo en el invierno, donde muchos enfermaron). Explicó que acamparon porque creyeron que en Buenos Aires “donde están los tres poderes” estaban las soluciones negadas en Formosa. “Nuestra lucha no tiene nada que ver con los partidos políticos. Queremos que se cumplan nuestros derechos”, destacó en reiteradas oportunidades.
    Agradeció a las Organizaciones sociales, a algunos legisladores, “a toda gente buena que nos ayudó”, y nombró en particular a Adolfo Pérez Esquivel, Nora Cortiñas, Pablo Pimentel y Aldo Etchegoyen (de la APDH, recientemente fallecido).
    Recordó que también han recibido maltratos “de quienes no entienden que la lucha indígena no tiene que ver con los partidos”.
    Anunció que en las últimas semanas se avanzó en diálogos con el próximo secretario de Derechos Humanos. “Ojalá que el nuevo gobierno nos escuche y cumpla. Desde nuestros ancestros somos un pueblo que cree en   la palabra. Esperamos que cumplan”, señaló.
    Remarcó que los derechos humanos no se deben mendigar, se deben cumplir, y aclaró que no agradecerán “un ranchito, un pozo de agua, una obra, porque corresponde que los funcionarios lo hagan”.
    Afirmó que el gobierno saliente “ha hecho buenas cosas, pero tiene una deuda con los pueblos indígenas, crea derechos pero no llegan a los territorios”. Lamentó que algunos funcionarios no les dieron la posibilidad de diálogo, pero “les deseamos los mejor, no queremos rencores”.
    Pidió a todos los partidos que respeten la cultura y las decisiones de los pueblos indígenas, reclamó que la política indígena debe ser encabezada por las propias comunidades y exigió “basta de muerte por hambre, enfermedades y desalojos de tierras”.
    “Ojalá que estas autoridades visiten los territorios. No queremos más manipulación, queremos una construcción colectiva con todos los sectores”, aclaró.

    Demandas y luchas

    Ernestina Moreno, wichí de Ingeniero Juárez, agradeció a todos los presentes, pidió que se cumplan los acuerdos y dio paso al joven Nicanor Miranda, qom de La Primavera. “Se han perdido muchas vidas. No tenemos educación, trabajo, salud. Esperamos que se resuelva esta situación”, señaló.
    Pablo Pereyra, de la comunidad de Bartolomé de las Casas, también pidió que la salud y la educación lleguen a las comunidades indígenas. Lamentó que el gobierno saliente no haya podido solucionar “pero igual le agradecemos y deseamos suerte”.
    “No queremos más despojos. Esperamos que este nuevo gobierno tome nuestra agenda, agradecemos que hayan venidos a dialogar con nosotros. Esta lucha va a continuar”, advirtió.

    Desacuerdo

    Amanda Asijak, compañera de Félix Díaz, se manifestó “un poco triste” por la situación. Explicó que han sufrido mucho en estos diez meses y que no quería levantar el acampe, pero también mencionó al Consejo de Ancianos de La Primavera (órgano máximo de la comunidad que el fin de semana pasada le pidió a los líderes qom que vuelvan al territorio). En los pocos minutos que habló mencionó diez veces la palabra “lucha” y otro tanto “territorio”.    
    “Ojalá que el nuevo gobierno no mienta”, advirtió, mirando al próximo secretario de Derechos Humanos. Recordó que además de territorio se reclama salud, educación. Lamentó que haya “personas que nunca nos respetan”. Recordó la importancia del monte nativo y el agua. “Sin ellos no podemos vivir”, aclaró. Y volvió a pegarle a los funcionarios: “Los gobiernos mienten”. Reiteró que no quería dejar el acampe. “Ojalá que el nuevo Presidente sí escuche. Nosotros también queremos escucharlo. Pero cuando llegan al poder se olvidan”, lamentó.

    Macri

    Luego de 35 minutos de voces indígenas, fue el turno de Claudio Avruj, futuro secretario de Derechos Humanos de Mauricio Macri. Señaló que ellos (junto al Presidente electo) están “comprometidos con el valor de la palabra” y han asumido un “compromiso con los derechos humanos, que tiene directa relación con la dignidad humana”.
    “Venimos a reafirmar el compromiso (de cuando Macri visitó el acampe”, afirmó. Especificó que recibirán a los pueblos originarios en Casa de Gobierno, pasarán el Instituto Nacional e Asuntos Indígenas (INAI) a la órbita de Derechos Humanos (una vieja demanda de las comunidades, que deje de estar en Desarrollo Social). “Los pueblos indígenas no deben ser objeto de asistencialismo ni de cooptación de ningún tipo”, sostuvo Avruj.
    Se comprometió a solucionar las demandas de las comunidades. Habló de “diálogo, convivencia y respeto“. Mencionó la “agenda 20-30”, que implicaría “acabar con la pobreza, fortalecer el derecho a identidad, acceso a la justicia y salud”. Afirmó que irán al territorio a conocer las realidades locales. Y anunció que han entablado diálogo con organismos de Naciones Unidas para “soluciones concretas a problemas de larga data de los pueblos originarios”. Precisó que se impulsará articulación con otros ministerios, gobiernos provinciales e intendencias. “No se trata de un problema de los pueblos originarios, es un problema de toda la sociedad argentina”, sostuvo y finalizó: “Les pido que confíen. Vamos a cumplir con la palabra empeñada”.

    Desconfianza

    Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora e histórico pilar de los qom, respaldó la posición de Amanda Asijak. “523 años fueron maltratados y traicionados. Que esta lucha no haya sido por un ranchito. Está lucha es por territorio, y para no sufrir más”, recordó.
    Pidió que no haya “trueques”, advirtió que “los cargos (en los gobiernos) anulan” a los que luchan. “No quiero una nueva desilusión para los pueblos indígenas” y reclamó: “Que este Gobierno (de Macri) primero de pruebas, que se comprometa y lo vamos a acompañar”.
    Pidió “verdad, justicia, territorios y no limosnas”. Reclamó que “no se perpetúe la historia” de dolor y engaños.

     “Queremos vivir”

    Félix Díaz no eludió las dudas de Amanda, Nora Cortiñas y muchos de los que acompañan el acampe. Recordó los cuatro meses de corte de ruta en Formosa (previo a la represión de 2010). “La lucha no se entrega a nadie. Levantamos el acampe voluntariamente, pero si no se resuelven las demandas y si no cumplen, volveremos a acampar. No es desafío a nadie, queremos colaborar en la política indígena pero que se cumpla la palabra”, advirtió.
    Agradeció al gobierno saliente porque “nos visibilizó con su indiferencia”.
    También dejó un mensaje para (según este periodista) tanto las organizaciones sociales, personas que acompañan y funcionarios. “Nosotros decidimos sobre nosotros. Queremos ser actores directos de nuestra política. Sobrevivimos miles de años, ahora queremos vivir”.

    Futuro

    Hoy sábado habrá una ceremonia por la noche (una gran fogata) para agradecer “a la madre tierra”. Y mañana domingo regresarán a Formosa. Díaz confirmó que Avruj les solicitó una propuesta concreta para corregir las graves falencias de la Ley 26160 (que frena los desalojos y ordena relevar los territorios indígenas) y pidió que las comunidades propongan al próximo presidente del INAI. “Vamos a juntarnos los pueblos en lucha y consensuar un nombre”, explicó Díaz.
    El 11 de diciembre será la primera reunión con Avruj como funcionario  de Derechos Humanos en ejercicio. Y antes de fin de año los recibirá Macri. En pocas semanas se sabrá si el nuevo gobierno cumplirá las promesas o repetirá la línea de acción del kirchnerismo. En el acampe resonaron las palabras de Asijak: los políticos “se olvidan cuando llegan al poder”.
     Fotografía: Reinaldo Ortega

    miércoles, 23 de septiembre de 2015

    Conflictos territoriales visibles que no se quieren resolver











    SOCIEDAD › AMNISTIA ARGENTINA Y UN INFORME QUE CONTABILIZA 183 RECLAMOS DE TIERRAS

    Los conflictos invisibles

    Un informe de la sección local de Amnistía Internacional menciona 183 conflictos que mantienen comunidades indígenas en el país por distintas violaciones a sus territorios. La organización abrió una página web como herramienta para dar visibilidad a los reclamos.
     Por Carlos Rodríguez

    Un informe elaborado por Amnistía Internacional Argentina da cuenta de la existencia de 183 conflictos indígenas en el territorio nacional en los que se han registrado situaciones “de violencia y exclusión” de las que son víctimas los habitantes de diferentes comunidades. Con el propósito de darles visibilidad a esos conflictos y de colaborar en la búsqueda de soluciones por parte de las autoridades nacionales y provinciales, el organismo internacional abrió una página web denominada www.territorioindige na.com.ar, presentada como “una herramienta de consulta abierta con actualización periódica” que está a disposición de todas las comunidades que lo requieran. Dentro del universo de situaciones, se resaltaron seis de los casos para poner en evidencia “la significativa distancia entre los derechos vigentes en leyes provinciales, nacionales y tratados internacionales de derechos humanos y su efectiva aplicación”.
    Se trata de hechos tan diversos como el asesinato impune de un miembro de una de esas comunidades, de empresas petroleras que vulneran derechos, de un sitio sagrado usurpado por empresarios, de obras de infraestructura que inundan territorios indígenas, de una mujer mapuche llevada a juicio sin respetar su derecho de defensa y que podría recibir una condena a prisión, y de la larga lucha de la comunidad qom de La Primavera, conflicto que ha trascendido las fronteras porque el reclamo llegó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).
    El mapeo realizado por Amnistía denuncia la presencia de 183 conflictos en la Argentina, en los cuales las comunidades indígenas vienen exigiendo desde hace años “el cumplimiento de sus derechos frente a gobiernos (municipales, provinciales, nacional), empresas (agropecuarias, mineras, petroleras, de turismo, entre otras), y ante jueces y fiscales del Poder Judicial que desoyen las normativas vigentes”.
    Amnistía Internacional aclara que el relevamiento “no pretende ser concluyente, sino que es el comienzo de un documento que pretende ir construyéndose y actualizándose sistemáticamente, con los aportes de organizaciones referentes en el trabajo con pueblos originarios, abogados, académicos, y referentes indígenas”.
    Amnistía destacó que “mientras la Constitución Nacional y los tratados de derechos humanos reconocen la posesión y propiedad comunitarias de las tierras que tradicionalmente ocupan los pueblos indígenas, y asegura su participación en la gestión referida a sus recursos naturales, los pueblos originarios siguen reivindicando su derecho al territorio, mientras sufren de forma desproporcionada violencia, exclusión y pobreza”.
    “El Estado reconoce en la actualidad la existencia de al menos 955 mil personas pertenecientes a más de treinta pueblos originarios” y a la vez “admite que se trata de un ‘subregistro’ y que son muchos más. Aún así, un discurso recurrente se refiere a los pueblos originarios como un hecho del pasado y no como una cultura que está viva y presente en la actualidad”, explicó Mariela Belski, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina, en referencia a la distancia que existe entre los derechos reconocidos en las leyes y su aplicación frente a hechos concretos.
    El mapeo fue realizado con el aporte y colaboración de las organizaciones AADI, Andhes, Defensoría del Pueblo de la Nación, Endepa, Gajat y Serpaj. Todos los casos relevados han sido difundidos por las propias comunidades y organizaciones que acompañan.
    Uno de los casos es el de la comunidad indígena Potae Napocna Navogoh, conocida como “La Primavera”, que vive en la zona de Laguna Blanca, en la provincia de Formosa desde antes de la colonización. Es uno de los más paradigmáticos y “da cuenta de la situación de violencia, discriminación y exclusión de los pueblos originarios en Argentina”. La comunidad sigue reclamando por la devolución y titulación de su territorio, lo que ha dado lugar a “numerosos hechos de violencia y represión”, mientras que su líder, Félix Díaz, enfrenta “procesos penales utilizados como estrategia para silenciar su voz y la defensa de su pueblo”.
    El conflicto tuvo su origen en 1985, cuando no se entregaron correctamente las tierras cedidas originalmente por decreto de 1940. En 2010 “el gobierno, de manera inconsulta, avanzó con la construcción de una universidad nacional en territorio ancestral” y ello derivó en una serie de acciones de la comunidad para hacer valer sus derechos, sin haber podido avanzar para lograrlos. El hecho de mayor gravedad ocurrió el 23 de noviembre de 2010, cuando la policía provincial disolvió con violencia una medida de protesta, lo que derivó en las muertes de un habitante de la comunidad y un policía.
    Los otros casos son los siguientes:
    - La comunidad quilmes lucha por recuperar su territorio en los Valles Calchaquíes, en la provincia de Tucumán, donde también se produjeron hechos de violencia ejecutados por los usurpadores.
    - En la localidad tucumana de Chuschagasta, el 12 de octubre de 2009 fue asesinado el cacique Javier Chocobar, en el marco del intento del terrateniente Darío Amín por apropiarse de una cantera de piedra de la comunidad de Los Chuschagasta. Del crimen participaron dos ex agentes de policía. En el hecho fueron heridos otros tres integrantes de la misma comunidad. A pesar de las pruebas, la Cámara de Apelaciones en lo Penal de Tucumán dejó en libertad a los acusados. El caso fue elevado a juicio oral en agosto de 2011, pero todavía no se ha realizado.
    - La comunidad pilagá El Descanso, integrada por 130 personas, vive en la zona del Bañado la Estrella, en la provincia de Formosa, de donde obtienen parte de sus alimentos. A pesar de contar con título de propiedad comunitario, en 1997 el gobierno provincial ingresó a sus parcelas y comenzó a cavar profundos canales para derivar aguas del bañado. A pesar de la contundencia de los informes a favor de la comunidad, incluyendo el realizado por Amnistía, los pilagá siguen sin poder hacer valer sus derechos.
    - En 2011, YPF-Repsol anunció el descubrimiento de la formación petrolera Vaca Muerta y su interés de explotarla. A partir de entonces, la comunidad Campo Maripe comenzó a padecer un proceso de hostigamiento en sus tierras. La comunidad y la Confederación Mapuche exigen que se implemente el derecho a consulta. Sin respuestas, y ante la aceleración de la explotación, el conflicto ha recrudecido desde 2014.
    - El 28 de diciembre de 2012, mientras tenía lugar un entierro mapuche la Justicia libró una orden de desalojo contra la comunidad Winkul Newen del pueblo mapuche, ubicada en el Paraje Portezuelo Chico, provincia de Neuquén. El juicio comenzará el 26 de octubre y puede ser la primera condena por un conflicto territorial mapuche.

    martes, 22 de septiembre de 2015

    Seguimos reclamando por el respeto de nuestros derechos

    Continuamos y continuaremos reclamando por el respeto de nuestros derechos humanos e indígenas.

    No pedimos que nos "atiendan" sino que resuelvan con voluntad política los problemas estructurales que padecemos.

    No queremos más hermanos muertos por desnutrición, tuberculosis, ni chagas.

    Exigimos la devolución de nuestro territorio.



    2da Cumbre de los Pueblos y Naciones Indígenas

    Declaración de la 2º Cumbre de los
    Pueblos y Naciones Indígenas

    Territorio de Agua de Castilla –
    Ayllus Abralaite – Cuenca de Salinas Grandes y Lagunas de Wayatayoc
    18, 19 y 20 de Septiembre 2015


    Nosotros, las autoridades y organizaciones de pueblos indígenas Kolla, Atakama, Qom, Wichi, Nivacle, Pilaga, Diaguita, Huarpe, Mapuche, Comechingon, Guarani, Calchaqui, Omahuaca, provenientes de los distintos puntos del país, y con la importante presencia de hermanos de Pueblos Originarios de Bolivia. Desde esta Cumbre de Pueblos y Naciones Indígenas, enviamos un saludo fraternal a todas las hermanas y hermanos indígenas del país y de toda América. Asimismo enviamos un fraternal saludo a todo el pueblo argentino que también sufre las consecuencias de este modelo económico extractivista.

    Ante la grave situación que sufren nuestros pueblos consecuencia de las políticas impulsadas por los diferentes gobiernos del estado argentino e implementado en nuestros territorios. Reunidos en cuenca de Salinas Grandes y Laguna de Wayatayoc en territorio de 33 comunidades en resistencia a la explotación del litio.

    Celebramos haber llegado a esta segunda cumbre convocados por la necesidad de un debate político indígena que nos permita afrontar conjuntamente la situación en la que nos encontramos. Ante la necesidad de un movimiento indígena que nos reúna y bajo el llamado de la unidad para la libre determinación de nuestros Pueblos.

    El Estado argentino, a través de sus diferentes gobiernos, ha sostenido desde su constitución un modelo extractivista basado en el saqueo y profundización de la desigualdad y el empobrecimiento, la violación de los derechos humanos, la incapacidad del sistema judicial, la explotación de los llamados “recursos naturales” (biodiversidad para los pueblos indígenas) y, por consecuencia, el destrozo del medio ambiente, la salud humana y el patrimonio cultural material e inmaterial. Todo esto atenta contra el equilibrio y la vida armónica de la Madre Tierra y todos los seres que habitamos en este planeta.

    Venimos desde nuestros territorios ancestrales para manifestar que siempre estuvimos vivos como pueblos y culturas indígenas, para dejar a las futuras generaciones una vida en base a nuestros principios y valores.

    Desde nuestra participación en la primera cumbre, en la cual manifestamos todas las problemáticas de nuestros pueblos a lo largo y lo ancho del territorio ancestral, el gobierno nacional se ha negado sistemáticamente a recibir nuestros reclamos y vemos con preocupación la profundización de todos los conflictos.

    Por eso manifestamos que:

    1) Nos comprometemos a seguir con nuestras luchas, defendiendo nuestros valores y derechos ancestrales, defendiéndonos de cualquier violación a nuestros pueblos y derechos, y protegiendo nuestras tierras y territorios.

    2) Reiteramos nuestro pedido al dialogo que durante décadas hemos tratado de establecer con los diferentes Gobiernos Argentinos, para que se respeten nuestros derechos, reconocidos en el Derecho Internacional y consagrado en la Constitución Nacional, Constituciones Provinciales y diversas leyes nacionales y provinciales; repudiamos que esta solicitud de diálogo no haya sido nunca correspondida, mientras que se llevan a cabo grandes violaciones de dichos derechos.

    3) Repudiamos y responsabilizamos a los gobiernos nacional y provincial por las muertes de los hermanos y hermanas en los últimos años que han sido asesinados por las balas de la policía, los mercenarios y los terratenientes que asaltan nuestros territorios; y por la desidia y abandono del estado en sus responsabilidades, como en el reciente caso de Oscar Sanchez, el niño Qom del Chaco.

    4) Más de mil hermanas y hermanos están siendo judicializados por defender sus territorios y la Naturaleza. Hay represión, intimidación y un plan sistemático de judicializar nuestra resistencia y la protesta de nuestros luchadores que defienden la vida, nuestros territorios y la Madre Tierra. Repudiamos a los gobiernos que han avanzado con la judicialización hacia los hermanos de los pueblos naciones preexistentes y exigimos su nulidad. Los gobiernos han agudizado la criminalización en vez de resolver los conflictos a través de los marcos jurídicos que ellos mismos legislaron. Por lo tanto entendemos que estas causas deben ser resulta en fuero federal.

    5) Denunciamos el incumplimiento que el gobierno argentino continúa haciendo, violando con total impunidad las leyes nacionales y los acuerdos internacionales ratificados sobre los derechos indígenas, así como el derecho ambiental internacional y el derecho a tener una vida sana y saludable. Se trata de que el gobierno argentino respete:

    - La Declaración de Naciones Unidas sobre los Derechos Indígenas;
    - El Convenio 169 de la OIT;
    - El Foro Permanente sobre Asuntos Indígenas y sus decisiones y recomendaciones;
    - La Relatoría Especial de Naciones Unidas sobre Pueblos Indígenas
    - El Grupo Asesor de la ONU de Expertos Indígenas y sus recomendaciones;
    - El Convenio sobre la Diversidad Biológica (especialmente los artículos 8j, 10c y artículos conexos) y otros convenios ambientales internacionales;
    - El Convenio sobre el Cambio Climático.
    - El Convenio RAMSAR sobre humedales
    - Instrumentos Jurídicos y Jurisprudencia del Sistema Inter-Americano de la OEA;
    - La Convención Americana de Derechos Humanos (art. 75, inc.22)
    - La Constitución Argentina y las constituciones provinciales;.
    - Ley de Bosques
    - Ley de Glaciares
    - Ley General del Ambiente
    - Toda ley argentina nacional y provincial y ordenanzas municipales respecto de los pueblos indígenas y la conservación ambiental

    6) Denunciamos la táctica de los gobiernos de sectorizar la discusión de la problemática indígena a grupos afines al mismo gobierno, haciendo uso de la violencia económica y aprovechándose de las necesidades de los hermanos. Repudiamos ese tipo de dirigencia clientelar y exigimos la minuciosidad en las discusiones para abarcar a todas las comunidades de los pueblos y naciones preexistentes que habitamos en el territorio. Invalidamos los documentos firmados por “lideres” sin contar con el aval de sus pueblos. Asimismo denunciamos que el INAI (instituto nacional de asuntos indígenas) no es representativo de la realidad de los pueblos y naciones originarias. Y denunciamos el uso arbitrario y tendencioso de la inscripción de personerías jurídicas a las comunidades. Entendemos como violatorio de la constitución nacional todas las trabas burocráticas para la inscripción de las personerías, generando divisiones internas entre las comunidades, utilizándolo como herramienta para dividir y debilitar a las comunidades. Entendemos también que la obligación del reconocimiento de los pueblos naciones preexistentes es responsabilidad del estado, no puede ser que el reconocimiento del estado caiga sobre la espalda de las comunidades y en eternos trámites burocráticos.

    7) Denunciamos el intento de avalar el anteproyecto de ley de propiedad comunitaria que ha avanzado sin el debido proceso de consulta y participación de los pueblos originarios. Sostenemos que la opinión de los CPI (consejo de participación indígena) no es el proceso adecuado para establecer la consulta.

    8) Reafirmamos que la forma de solucionar los problemas es a través del diálogo para todo proceso de construcción política, proyecto de ley o actividad nacional y el respeto por los principios democráticos básicos reconocidos a nivel internacional o sea:

    a) La consulta con los pueblos indígenas para cualquier proyecto del llamado “desarrollo” respetando nuestras estructuras, autoridades y tiempos;
    b) La participación plena y efectiva, respetando el proceso de llegar al consenso;
    c) El libre consentimiento libre, informado, previo, con el derecho de decir “no” en caso de no estar de acuerdo.

    9) Hemos escuchamos dramáticos testimonios de hermanas y hermanos sobre la situación de injusticia que se vive en los territorios. Deliberamos para unificar criterios, buscar soluciones y proponer acciones sobre los temas que deben ser considerados con urgencia, como ser:
    a) La violación de los derechos humanos,
    b) el despojo de nuestros territorios,
    c) la exploración y explotación convencional y no convencional (Fraking) del petróleo, como por ejemplo la explotación petrolera en el Parque Nacional Calilegua, Jujuy,
    d) la mega minería, como por ejemplo el caso de mina el Aguilar en Ayllus Abralaite, y el caso del intento de exploración de litio en Salinas Grandes,
    e) los desmontes,
    f) la falta de políticas efectivas de protección de humedales, glaciares y peri glaciares, bosques, vías acuíferas naturales y los salares,
    g) el avance sojero, Monsanto y la ley de semillas,
    h) las represas hidroeléctricas, la consecuente contaminación del agua,
    i) la comercialización a través del turismo de nuestros territorios ancestrales, la comercialización de nuestro patrimonio y otros temas críticos.

    9) Los pueblos originarios estamos particularmente preocupados por la problemática del agua, sostenemos que el agua vale más que el oro, que el litio y que cualquier proyecto económico extractivo. Ya que entendemos culturalmente que sin el agua no puede existir la vida. Defendemos la vida sobre todo y por eso defendemos el derecho al acceso al agua para todos y condenamos cualquier política que busque privatizar su acceso universal.

    10) Llamamos al pueblo argentino a reflexionar sobre qué futuro queremos para nosotros y las futuras generaciones. Desde el espíritu de nuestros ancestros queremos construir una sociedad más justa, equitativa y que respete la diversidad cultural y en armonía con la naturaleza.

    11) Resaltamos el rol de la mujer como protagonista en la construcción política de nuestros pueblos, además de ser transmisoras del conocimiento ancestral y guardianas de la diversidad. Defendemos la dualidad de género y generacional como la base de nuestra cosmovisión.

    12) Propusimos desde esta cumbre la creación de una red de comunicación indígena propia, que nos permita impulsar y fortaleces nuestras luchas desde la cosmovisión de nuestra identidad. Entendemos la importancia de poseer nuestros propios medios de comunicación, ya que los medios hegemónicos, opositores y oficialistas, son un poder más a la hora de negar, mentir, silenciar, y tergiversar la información de nuestras luchas.

    13) Exigimos al Estado garantizar el derecho a la educación autónoma e intercultural. Respetando la cosmovisión de los diferentes pueblos y naciones originarias. Criticamos la imposición de la educación monocultural en la educación pública. Exigimos la reforma del sistema educativo a través de un proceso de participación y consulta con los pueblos.

    14) Exigimos al gobierno el reconocimiento y participación como naciones preexistentes de todos los pueblos y naciones indígenas del territorio en las políticas publicas con todos nuestros derechos.

    La Cumbre se posiciona y acompaña los siguientes casos:

    El protocolo de consulta y consentimiento, libre, previo e informado realizado por las comunidades de la cuenca de Salinas Grandes y laguna de Wayatayoc perteneciente al pueblo nación Kolla y Atakama (Salta y Jujuy).

    El derecho al acceso de la ley provincial de expropiación 6920 y el otorgamiento inmediato de las personerías jurídicas de las comunidades Peletay y Pablo Carmona del pueblo nación Huarpe (Mendoza).

    El desprocesamiento de todos los hermanos y hermanas indígenas procesados:

    - De la Comunidad Winkul Newen de la provincia de Neuquén en donde estan procesados Relmu Ñamku, Martin Maliqueo, y Mauricio Rain acusados de tentativa de homicidio y daños por defender su territorio de las petroleras.

    - Del Qarashe Felix Diaz del pueblo nación Qom la comunidad Potae Napocna Navagoh.

    - Imputados de Rumi Cruz por oponerse al paso del rally Dakar del hermano Delfin Kipildor y Enrrique Gonzales entre otros, Jujuy.

    - Imputados a las hermanas y hermanos de la comunidad Cueva del Inca, Tilkara, Jujuy

    Repudiamos la represión del Pueblo Nación Guaraní de Takova Mora de Bolivia, por la defensa del territorio ante el avance petrolero.

    Repudiamos el encarcelamiento de los hermanos mapuce en Chile, bajos cargos improbables, sostenidos por la ley anti terrorista.

    Impulsamos desde esta Cumbre un gran Movimiento de Unidad de los Pueblos Originarios que nos permita afrontar esta realidad que estamos viviendo. Desde los cuatro puntos cardinales y comprometidos para volver a ser pueblos naciones libres, autónomos y en nuestros propios territorios ejerciendo el derecho a la libre determinación.

    Ya K´athila - Jallalla - Marici Wew – Na´añaxaq
    Takeyiwe - Kausachum - K´rahañaga´k